Mapa web
Youtube
UNED

Monterrei analiza este fin de semana desde su parador la huella judía dejada en este territorio, dentro de un curso organizado por la UNED

4 de octubre de 2019

La primera jornada incluyó una cata de vinos Kosher tras conocer datos de la presencia hebraica en Galicia mientras el director insistió en conocer bien la Historia para luchar contra la posverdad desde la investigación rigurosa

OURENSE, 4 de octubre de 2019.- Organizado por la UNED, se está celebrando en el Parador de Monterrei el curso de extensión universitaria La aportación de la comunidad judía a la historia de la villa de Monterrei. Está dirigido por el profesor doctor Enrique Cantera Montenegro, catedrático de Historia Medieval de la UNED y coordinado por el profesor titular de Historia Contemporánea de la Universidad de Vigo y profesor tutor de la UNED, doctor Julio Prada Rodríguez.  Patrocinan el Concello de Monterrei, la Xunta a través del Xacobeo 21 y la revista Vinos y Caminos. Colaboran Paradores y la Asociación Galega de Amizade con Israel.

El curso fue inaugurado por el director de la UNED en Ourense, doctor Jesús Manuel García Díaz. “La UNED es una universidad muy sensible con los temas que preocupan en los municipios de nuestra provincia para tratarlos y profundizar en ellos en forma de curso de extensión universitaria. A lo largo de cada año académico son varios los que celebramos. Ciertamente sobre las más diversas materias.  La historia tiene un hueco primordial en nuestra programación. Y con ella volvemos a este Parador, a la Fortaleza imponente de Monterrei, donde se va a desarrollar esta iniciativa”, señaló ante una sala llena de alumnos. Al tratarse de un curso de historia, el director no quiso obviar la necesidad de armarse intelectualmente contra la postverdad, “donde todo se cuestiona, hasta las investigaciones científicas de toda clase. Frente a la verdad que cada uno quiere imponer como dogma, apartemos ese “díxome díxome” y centrémonos en las fuentes del conocimiento riguroso, lo que tiene que ser  un revulsivo contra la antiilustración, y proporcionarnos  ese prestigio hoy tan degradado en esta sociedad en la que lo sabemos todo pero no podemos nada, como señala Marina Garcés”.

Parafraseando a esta autora, García Díaz señaló que nos encontramos, más que en un tiempo de postverdad, en una época póstuma, entendida como la imposición de un nuevo relato, único y lineal: el de la destrucción irreversible de nuestras condiciones de vida”. Luchar contra la ideología póstuma supone hacerlo contra la credulidad. Por eso el director de la UNED señaló que hay que ir a las fuentes del conocimiento, de la Historia, para anclar bien el saber, buscando la verdad. Establecer la verdad, nos dice Julian Baggini, requiere virtudes epistémicas como la modestia, el escepticismo, la apertura a otras perspectivas; espíritu de indagación colectiva, disposición a enfrentarse al poder, deseo de crear mejores verdades y la voluntad de dejar que los hechos guíen nuestra moral.

 “La Universidad nos debe enseñar a pensar por nosotros mismos, pero no en solitario; a ser escépticos, no cínicos; hay que buscar perspectivas alternativas no como verdades alternativas sino para enriquecer la verdad”, dijo García.

El alcalde de Monterrei, José Luis Suárez Martínez felicitó a la UNED por haber organizado este curso sobre la huella judía y agradeció a todos los presentes su respuesta a esta convocatoria. La primera ponente, María Gloria de Antonio Rubio, doctora en Historia por la UNED, es una gran conocedora del mundo judío en Galicia. Esta investigadora del CSIC señaló cómo la documentación acerca de la población en Galicia, salvo en Ourense, “nos impide un estudio demográfico detallado pòr comunidades, y al mismo tiempo, nos obliga a concentrarnos exclusivamente en la ciudad de Ourense”, por la riqueza de documentos que aquí se conservan de lo que fue una ciudad episcopal de mediano tamaño y que puede ser ejemplo del mundo urbano gallego.

Citó los tributos específicos de los judíos a la hacienda del Rey tales como la cabeza de pecho, que consistía en una cantidad económica anual con la que cada hebreo contribuía reconociendo el señorío real y también por la especial protección que el monarca le dispensaba. Este pecho era muy cuantioso para los judíos. Gloria de Antonio Rubio considera que era una contribución desmesurada, que llegó a suponer el pago de 4.320.000 maravedíes al año, calculando, dice la ponente, 360 días por año. Cada judería tributaba una cantidad extraordinaria, denominada servicio y medio servicio y así, en el siglo XV, según esta autora, se cobraba al año recaudando 450.000 maravedíes. Ambos tributos eran poco importantes, según De Antonio Rubio. Aún había otro, dedicado a sufragar los gastos de la guerra de Granada: el servicio de los castellanos de oro. Así, jada judío varón de hasta 20 años de edad o menor emancipado pagaba un castellano de oro que venía a ser 485 maravedíes. Gracias a estos tres impuestos, Gloria de Antonio señala que se puede hacer un acercamiento al censo de los judíos que vivían en Galicia.

Esta investigadora tiene varias obras sobre esta temática y entre ellas destaca Los judíos en Galicia (1044-1492), en la que hace precisamente un censo de los judíos gallegos, su distribución geográfica, estudia las aljamas gallegas, el barrio judío de las ciudades y villas gallegas siendo la primera judería gallega la de Allariz y la principal, la de Ourense. La autora trata en esa obra rigurosa las actividades profesionales de los judíos gallegos, sus relaciones institucionales y los lazos con la comunidad cristiana así como la evolución de las relaciones de ambas comunidades, en los que hay episodios varios como el del asalto a la sinagoga de Ourense o el apartar a los judíos en barrios separados.

Vinos bíblicos

En esta primera sesión hubo una ponencia sobre los vinos de la Biblia, incluyendo una degustación de vinos Kosher. Guió esta sesión el técnico de viñedos de Sefarad, de la Oficina de Turismo de Ribadavia, Antonio Míguez Amil. La jornada acabó con una mesa redonda en la que participaron ambos ponentes, sumándose el alcalde de Monterrei y Rafael Sánchez Bargiela, técnico del Archivo y Biblioteca Municipales de Tui. El tema propuesto fue Sefarad y la oportunidad del turismo judío. Ourense es una provincia, lo recordó el director de la UNED en su intervención inaugural, que debe centrarse también con decisión en potenciar el turismo cultural, que podría llegar a ser una buena industria distintiva de todo el territorio provincial.  Poco a poco van siguiendo iniciativas, a las que se suma esta del curso de la UNED, dedicada a establecer propuestas que giren alrededor de la cuestión judía. Sin salir de la provincia, este tema da para varias e interesantes acciones. 

 Visita guiada

La segunda jornada, prevista para toda la mañana de este sábado, día 5 de octubre, constará de tres citas: la primera, a las 09.00 horas, con la ponencia Huellas conversas en Galicia, a cargo de Diego Valor Bravo, doctor en Análisis Político y de los medios de comunicación por la URJC. Es miembro de la Sociedad de Ciencias y Religiones de la Universidad Complutense de Madrid. Tras su intervención hablará Felipe Aira Pardo, investigador e historiador local de Monforte de Lemos. Su tema se titula: A comunidade xudea e xudeoconversa de Monforte. Al mediodía comenzará una visita guiada por Monterrei y su cementerio judío.

Carretera de Vigo Torres do Pino  s/n Baixo 32001 Ourense - . Tel. 988371444 info@ourense.uned.es